sábado, agosto 22, 2009

PANORAMA - VENEZUELA

Signo divino del final de los tiempos?. En Maracaibo (Venezuela) un rayo destrozó los rostros de la Virgen de Chiquinquirá y su hijo. La imagen está ubicada en lo alto de la Basílica, en el frontis de su fachada. La feligresía escuchaba misa cuando se sintió la centella, que cayó a las 7:10 de la noche. La lluvia colapsó la ciudad. “La Basílica cuenta con dos pararrayos los cuales funcionaron bien durante cinco oportunidades”, comentó Eleuterio Cuevas, párroco de la Basílica.